Estar en casa con los hijos? Qué locura? I parte

Era diciembre de 2012, yo terminaba mi contrato con el ministerio de defensa, organizaba mi boda y rezaba junto a mi esposo por la posibilidad de un bebé recién nos casáramos….y aunque todo el mundo decía aprovechen su matrimonio no tengan hijos pronto…eso era lo que más anhelábamos nosotros. 

Finalmente todo el estrés se calmó, después de nuestra luna de miel el sueño de una vida matrimonial se volvía una realidad….Ahora las conversaciones de pareja se basaban en un hogar… Estábamos ansiosos de saber sí Dios nos había dado la posibilidad de estar embarazados. Pero hasta mi mamá decía por esa ansiedad no les va a cuajar y que bueno que se equivocó…..el 11 de enero del 2013 nos enteramos que nuestra familia crecía ahora seríamos tres…..
Desde ese momento se empezó a pensar en la economía de la casa y no es para menos…porque aunque cada hijo viene con el pan debajo del brazo, no viene ni con ropa, ni pañales, ni cuna, ni nada….Si puedo garantizar que vienen con muchas bendiciones 😊
La presión social no se hacía esperar….muchos me decían busque trabajo que así este embarazada se lo dan…otros cuantos decían que apenas naciera buscara trabajo, que un hijo era muy costoso. Y para mi no era problema, mi mamá siempre ha trabajado, de hecho desde los 3 meses me dejo en el jardín. En mi pensamiento esto no es grave, ni traumatiza al niño, ni pienso que sea nada malo….Pero nadie, ni yo misma contemplaba la posibilidad de enamorarme tanto de mi hijo y de querer ver día a día sus avances……
Así qué el día llego y evidentemente yo me enamore de Joaquín desde el primer instante en que lo vi. El era para mi, mi vida y yo no quería que absolutamente nada le pasara….llegaron los tres meses y para mi aún no estaba preparado para ir al jardín (de hecho creo que para uno como mamá nunca van a estar preparados). Nos pusimos a hablar con mi esposo del tema, pues todo el mundo pedía mi hoja de vida y trataba de ayudar. Pero llegamos a la conclusión que aunque no nos sobraba el dinero, era un lujo que nos queríamos dar…. Iba a estar yo con mi hijo, si también empezaríamos mi negocio, pero la prioridad era Joaquín...y si, como lo dije anterior mente es un LUJO, no todas las familias tienen esta posibilidad. Nosotros si. Porque aunque nos tocaba estar restringidos en algunas salidas, u otras cosas preferimos estar con nuestro hijo.

Ya son nueve meses que Joaquín y yo llevamos juntos. Los mejores de la vida, algunos días son muy productivos, otros de mucha locha, pero vivimos el día a día felices porque compartimos sus triunfos, sus frustraciones y lo más importante su crianza….Porque nadie va a criar mejor a los hijos que su mamá….