mayo 2020

5 errores comunes en los emprendedores: No los cometas!

1. Falta de creatividad o copia.

Este es un error muy común, es claro que la mayoría de cosas están inventadas pero cada uno debe ponerle su toque de innovación, de calidad y de personalidad. Los consumidores o clientes toman la decisión de compra basados en diferentes principios, pero generalmente lo primero que comparan es precio vs calidad. Entonces si tú producto es muy similar a otro con precio más bajo y tu como emprendedor no vendes las otras cualidades de dicho producto, seguramente el cliente comprará el de precio más bajo.

Ahora cuando tu estas copiando un producto que ya tiene un reconocimiento conformado, no solo te puedes meter en problemas de derechos de autor, tu mercado se reducirá porque generalmente los clientes de dicha marca ya tienen un cariño por ella. En tiempos de redes sociales muy posible todo el mundo te dirá que eres una copia.

2. Mala valoración del trabajo y precio.

Este error es super común en los emprendimientos. Y es que muy poco nos enseñaron en el colegio de finanzas, en la universidad aprendimos lo que estudiamos pero no a todos nos enseñan a valorar un negocio. Entonces vemos emprendimientos que venden productos similares a otros a un precio demasiado bajo. En principio puede ser una estrategia para ganar clientes, pero ¿estás seguro que los números te dan? ¿Sabes cuánto vale una hora de trabajo tuya? ¿Sabes en cuánto tiempo o con cuantas ventas tendrás los rendimientos esperados? ¿Tienes en cuenta el costo de oportunidad que tendrías trabajando en un empleo formal con respecto a emprender?

3. No hacer estudio de mercado

Lo he dicho en varias ocasiones, emprender no es tener una caja registradora que sale un producto y entra dinero. Emprender va mucho más allá de eso. Tu evaluación de proyecto debe incluir no solo la inversión inicial, debe tener un estudio de mercado que te indique el punto donde vas a empezar a recibir utilidades. Y el tiempo de retorno de la inversión inicial. Además debes tener claro si vas a reinvertir las utilidades o si las vas a retirar y esta decisión como afecta tu negocio. Recuerda que si necesitas ayuda en este punto, te puedo asesorar individualmente o te puedo hacer tu evaluación del proyecto. 

4. Revolver cuentas personales con las del emprendimiento

Quiero contarte que muchas de las familias y empresas que he asesorado caen en este error. Y es que como no tienen una evaluación del proyecto no saben cuánto tiempo tardarán en poder sacar su salario (A veces ni tienen un salario definido). Entonces el emprendimiento no paga salarios pero paga recibos, cuotas y es constantemente una mezcla de finanzas del hogar y emprendimiento. Cuando nos damos cuenta de este revuelto, no sabemos que es de que, ni de donde.  Te invito a leer https://mamavirtual.com.co/2020/02/19/por-que-hay-que-organizarse-financieramente/

Muchas veces las empresas necesitan flujo de caja y la forma más fácil es sacar los ahorros del hogar y meterlos en el emprendimiento, O al contrario. Si lo haces, debes tener las cuentas super claras como sí fueras un banco prestando a tu empresa. Si lo vas a tomar como una inversión, entonces saber en cuánto tiempo la vas a recuperar (O si no muy probablemente ese dinero no lo vuelvas a ver tangiblemente en tus ahorros) 

Si es el caso contrario, que le sacas al emprendimiento. Quiero decirte que lo primero y más importante es que tengas una muy buena valoración de tu trabajo. Ponte un sueldo real de lo que este vale. Evalúa si tu emprendimiento puede o no pagarlo, o en cuánto tiempo podrá pagarlo, identifica si definitivamente es viable seguir este tiempo así.

En las cuentas de tu emprendimiento determina tu salario. Y ten claro cuánto estás sacando como porción de este. No saques para pagar recibos personales, no revuelvas cuentas. Todo lo que saques lo sumas como salario (Ten las cuentas completamente separadas) en las de tu hogar esto entra como salario y paga recibos.

Al tener un rubro organizado y más grande tienes una mejor visibilidad de lo que realmente has sacado para ti. Ten cuidado con fijarte un salario demasiado alto que te frustre o desangre la empresa. Haz una muy buena evaluación del proyecto para que sepas hasta donde puede pagar realmente y si estas dispuesto a aceptar ese trabajo, si no es así evalúa la forma o posibilidad de lograr tus objetivos con estrategias.

5. No tener una proyección a largo plazo

Todos los puntos van directamente relacionados. Si tienes una buena evaluación del proyecto tendrás una proyección a largo plazo que te dirá en cuanto tiempo recibiras lo que esperas. Muchas empresas no tienen en cuenta que en el largo plazo se necesitan reinversiones, o en algunos casos tienen altos costos de mantenimientos. No se preparan para esto y por tanto no tienen dinero disponible para apalancar estas situaciones. Además ten en cuenta que en la mayoría de casos las empresas tienen muchos “imprevistos”, así que este fondo en muchos casos esta copado. Por eso es tan importante tener un plan, donde tu sepas cuantos meses la empresa demora en llegar a punto de equilibrio (A no ganar y no perder), en cuantos meses generará las ganancias esperadas. Y qué harás con estas utilidades ¿Cuanto reinvertidas y en qué tiempo? ¿Cuanto sacaras para ti?

La ñapa: Mal servicio al cliente y/o no seguimiento a los clientes

Ya por último en muchas empresas no valoran el rubro del servicio al cliente. Y quiero decirte que un porcentaje alto de clientes migra a la competencia por esta razón. Porque no sienten acompañamiento, porque no tienen atención óptima. Ten en cuenta siempre que si no eres tú el que vende, debes tener personas capacitadas que puedan separar sus problemas personales del trabajo. Que pase lo que pase la atención sea buena y para esto debes tener procesos con el fin que la atención pueda ser realizada por la persona encargada o por ti pero siempre con un seguimiento y una atención eficiente.

Ten un CRM así sea en excel donde le hagas un seguimiento a cada uno de tus clientes o posibles clientes con esto podrás tener una mejor atención.

Si te gustó este contenido no olvides compartir y dejar tus comentarios

FINANZAS PARA NIÑOS: Difícil pero no imposible

Finanzas Para Niños
A, B, C para niños

A muchos nuestros padres no nos enseñaron a manejar el dinero, en el colegio no teníamos una clase de finanzas, crecimos aprendiendo de lo que veíamos nuestros padres. Muchos tal vez tomamos cursos que nos ayudaron, otros tenían un gran ejemplo pero siendo sinceros el mejor regalo que le podemos dejar a un hijo, es una educación financiera. Para esto es importante que desde muy niños aprendan a desarrollar hábitos financieros saludables.

¿Y por donde empezar?

Los niños desde muy muy pequeños están en contacto con hábitos financieros, viendo a los padres, con el ratón Pérez, con los regalos en dinero o bonos en los cumpleaños e incluso con las monedas que se encuentran. Si quieres dar buen ejemplo a tu hijo empieza por arreglar mejorar tus hábitos financieros. Te recomiendo leer ¿Por qué hay que organizarse financieramente?

La clave está en volver o transformar estos momentos en hábitos saludables.

Desde muy pequeños hazlo consciente de que tu trabajo, es la fuente de dinero. El dinero no viene por obra y gracia. Enséñale a valorar el dinero, a trabajar por el y a entender que este es un medio para conseguir las cosas.

Ten hábitos financieros saludables, trabaja día a día para mejorarlos, acuérdate que la principal fuente de conocimiento de un niño es el ejemplo. Puede que no te escuchen, pero siempre te estan viendo.

Los primeros hábitos que un niño debe tener

1. Ahorrar: enseña a tu hijo a ahorrar para conseguir lo que quiere. Comprale una alcancía y que poco a poco vaya llenándola por sus objetivos.

2. Trabajar: Enséñale a trabajar por lo que quiere, puedes poner un precio a algunas labores del hogar, puedes ofrecer incentivos por notas extraordinarias. Se muy coherente no vayas a sobrepasar que termines ahorcado en deudas con tus hijos jaja

3. Ser consciente de sus gastos: Enseñarlos a moderar sus gastos. A preguntarse si de verdad lo necesitan. Por qué razón quieren comprar algo, a comprar en la medida de sus posibilidades y con su dinero disponible. 

4. Generar Ingresos: A conseguir dineros de otras fuentes. Puedes por ejemplo enseñarles a hacer ventas de garaje de los juguetes que ya no usan, o tal vez hacer artesanías para vender. O a invertir en dulces o ponquesitos para vender.

5. Pensar en su futuro: Hazle una cuenta y que sea consciente que tu le estás haciendo un ahorro para el futuro con muchas expectativas, puede ser un gran viaje, un curso que quiera, una consola o lo que tu quieras.

Nota: hazlo partícipe de tu presupuesto y de las metas familiares para que todos trabajen en pro de ellas.

Un niño que tiene hábitos financieros saludables, es un adulto con mayor probabilidad de éxito a futuro.