mamavirtual

Que debe saber un niño de 4 años?

Leí este artículo en Facebook y no solo me pareció muy acertado sino que me parece que toda mamá lo debe leer y tener claro pues hay muchas cosas que no solo la deben saber los niños con cuatro años sino TODOS LOS NIÑOS!!!



QUE DEBE SABER UN NIÑO DE 4 AÑOS?
(Lic. Miriam I Martínez)

Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabían lo suficiente. “¿Qué debe saber un niño de cuatro años?”, preguntaba.

Las respuestas que leí me llamaron mucho la atención. Una madre indicaba una lista de todas las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.

Pensé que probablemente la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más preocupación. Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han convertido en trofeos de los que presumir. Pero atención!!! La infancia no debe ser una carrera que arroja por resultado niños ganadores y niños perdedores.

Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se interesa por los temas de infancia y educación, hace una lista de aquellas cosas importantes que debe saber un niño/a de 4 años. Me pareció hermosa y la comparto:

1.Debe saber que lo quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento.

2. Debe saber que está a salvo y además cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre lo va a apoyar.

3. Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.

4. Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.

5. Debe saber que el mundo es mágico y él también. Debe saber que es fantástico, listo, creativo, compasivo y maravilloso. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como aprender los números. Mejor dicho, mucho más.

PERO MÁS IMPORTANTE ES LO QUE DEBEN SABER LOS PADRES:

1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.

2. Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro no son los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a compartir momentos de juego, lectura, dibujos y risas con sus hijos.

3. Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las “ventajas” que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.

4. Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más importante, libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes creativos como los LEGO y los de encastre, una buena cantidad de témperas y plastilinas, los instrumentos musicales, los disfraces, y libros y más libros. Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.

5. Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, fútbol e inglés mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos.

………………………………………………………………………………….

Mucho para reflexionar como padres, educadores, o desde el lugar que nos toque en contacto con uno de los tesoros más preciosos: LA INFANCIA.

¡Mamá en Problemas!

Cuando llega el día en que a uno le dicen que es positivo que estas embarazada uno empieza a hacer todo tipo de planes y cuentas para darle lo mejor a los hijos todo es color de rosa, hasta que llega el primer día de la salida con ellos…. 

Si bien no todo el mundo tiene un instinto maternal y paternal en su sangre mucha gente o la gran mayoría si!! Entonces porque carajos la ciudad y sus sitios no estan diseñados para la comodidad de los niños y sus padres. Pero si para bombardearlos con comercio y literalmente explotar sus sentidos para que los padres accedamos a gastar en miles de cosas que tal vez dejaran aun lado a los pocos días?
Desde el embarazo se empieza a sufrir con un diseño en contra de esta condición, casi en ningún centro comercial hay parqueaderos exclusivos para embarazadas, y en los pocos que hay los usan personas que no lo están.
Cuando nace el bebe te enfrentas con parqueaderos estrechos donde la silla de recién nacido no sale por la puerta así que toca bajarlo antes de parquear, si estas sola, te jodiste, cargalo. Cuando el bebe está un poco más grande, armas el coche, que no cabe entre los dos carros, así que te expones a ponerlo atrás o adelante por donde seguramente pasaran mas carros y no estará 100% seguro. Claro muchos dirán que busque sitios más desocupados, pero realmente los fines de semana, días en que la mayoría sale es muy difícil encontrar un centro comercial desocupado. Y Si, puedo asegurar que las mamas somos muy complicadas pero no es por gusto, es por falta de medios. Sigamos….
Luego entras al centro comercial y debes cambiar el pañal al bebe. Casualmente la mayoría de centros comerciales tienen un cambiador para todo el centro comercial en la esquina más escondida, con una fila enorme de mamas esperando…. O muchos supermercados ni siquiera lo tienen…. Ni que un cambiador costara un millón de pesos que no son capaces de implementarlo en todos los baños. Así que te toca implementar un cambiador portátil en el carro o si no en el cochecito hacerlo frente a miles de miradas no muy bien intencionadas….
Bueno y si vas sola a un centro comercial con tu hijo y tienes ganas de ir al baño ni modo. Ni el coche, ni el caben contigo y tu no los puedes dejar solos afuera así que aguanta un montón o devuélvete a tu casa….
Luego te dan ganas de tomarte un café o almorzar… Empieza la maratonica tarea de buscar silla de comer de bebé. Y en cuestión de segundo empieza una competencia de mamas de quien la coge primero cuando las hay…. Muchos restaurantes no las tienen…
Finalmente como las mamás lo podemos todo no las arreglamos y logramos hacer nuestro paseo al centro comercial. Así que decidimos que es suficiente y vamos de nuevo al carro (el centro comercial está más lleno que cuando llegaste) y entonces una cantidad absurda de gente que no necesita el ascensor lo usa!!! Si teniendo escaleras eléctricas al lado!!!! Entonces tienes tres opciones: la primera esperar media hora el milagro de conseguir el ascensor desocupado, coger el ascensor y pasear por todos los pisos 😀 (claro si logras cogerlo en el sentido contrario) o decirle a un caballero que pase por hay que te ayude por las escaleras! Esto es una falta de cultura en nuestro país! El asensor es para quien lo necesita!
Ya por ultimo logras llegar con tu coche y tu bebe sano y salvo a tu carro cuando vez un montón e gente en busca de parqueadero… Dadas las incomodidades mencionadas anteriormente te demoras media hora acomodando a tu bebe y que falta? Un señor maleducado que pita afanándote para que salgas rápido….
Dadas todas estas experiencias he llegado a concluir que el problema no son los niños, ni que las mamas seamos complicadas… Es una sociedad que no esta educada a respetar las cosas. Es una ciudad carente de herramientas para los niños y sus padres…. 

Carta a Joaquín 2!

Para nadie es un secreto que soy una persona muy cursi y la maternidad claramente ha multiplicado mi cursilería por eso escribí esta carta para mi hijo en sus primeros días de jardín.

Querido hijo:
Se que estos últimos días no han sido los más fáciles para ti y créeme que mucho menos para mí, estaba tan acostumbrada a estar a tu lado día y noche. Desde el primer día en que pensé que tu ida al jardín seria un hecho, se me arrugo el corazón.
Desde muy chiquito te decía todos los días que debías ir al jardín lo antes posible, que mamá debía empezar a trabajar, y que era muy bueno que consiguieras amiguitos de tu edad, finalmente nunca me vi preparada para este día, y aunque lo necesitabas lo postergue lo más que pude. En el jardín, no solo te diviertes si no que puedes ser ese niño independiente que tal vez mamá no te deja ser…
Y aunque estos días has llorado cada mañana, creo que el resto del tiempo en el jardín es muy alegre para ti, no lo se no lo puedo comprobar, apenas puedo ver un par de fotos que me manda tu maestra, es una incertidumbre total, pero al menos se que no te molestan porque te ensucies, no te cambian de ropa mil veces al día porque te manchas y te dejan correr y jugar sin temor a que te lastimes. En sí, tienes libertad, aquella que tal vez te ha quitado mamá, por querer cuidarte y que nada te pase.
Antes que nada quiero recordarte que la entrada al jardín no tiene nada que ver con tu comportamiento en casa, ni con la llegada de tu hermano, la verdad es que en casa te aburrías mucho y por más actividades que mamá buscaba y te enseñaba, esto era muy poco para el largo día que teníamos juntos y tu alta energía. Aunque tu hermano como tal no fue una variable transcendente en que entraras al jardín ( la decisión ya se había tomado hace rato) él también necesita compartir un tiempo a solas con su mamá, como tu lo hiciste en su momento. 
Por otro lado, quiero que sepas que todas las mañanas estoy muy ansiosa pensando como estas, que estarás haciendo, si has llorado, si conseguiste amigos y todo lo que viviste en el jardín. Me duele un poco que aun no lo puedas expresar con tus palabras, pero por tu carita se que te diviertes aunque prefieres estar en casa. En unos días te acostumbraras al jardín y lo valoraras porque realmente es más divertido que la casa. 
Se que estos momentos son duros para los dos pero también sé que en algún momento de la vida los tendriamos que afrontar. Empezarías a mover tus alas para conocer el gran mundo que tienes enfrente, el momento llego y aunque en mi corazón se siente una nostalgia es lo mejor que te puedo dar, las herramientas para vivir el día que te falte mamá y esas empiezan en momentos como estos, llenándonos de valor para cualquier situación de la vida. 
Se que en unos días te acostumbraras y te gustara mucho ir al jardín, valoraras a tus compañeritos y todo lo que no puedes tener en casa. Y por las tardes jugaremos mucho juntos. 😀
Te ama 
Tu mama

Sobreviviendo a la primera semana de Jardín!

Llego el momento!! La semana pasada fue el día en que Joaquín tuvo sus primeros días en el jardín. Hoy no voy a hablar de si esta muy chico o grande para ir, esto lo discutiré en otro post. Hoy hablaremos de lo que sentimos el y yo con esta experiencia.

Y es que después de estar 20 meses juntos todos los días, por mucho nos separamos el día que nació el hermanito, esta no iba a empezar como la mejor experiencia de nuestras vidas y menos de la de el. Todos nos decían que la primera semana lloraban mucho los niños cuando se quedan en  jardín. Pero nuestro caso no fue como la regla.
El primer día Joaquín entro muy contento al jardín, no se despidió ni nada, tomo a su profesora quien le dio un recorrido, luego entro a sus clases con sus compañeritos. Al ver esto el papá y yo quedamos sorprendidos y muy contentos. Debo aclarar que a mi si se me escurrieron las lagrimas cuando entro  🙂
El segundo día no tuvo mayor cambio, solo que llego aún más feliz que el día anterior al jardín. Pero del tercer día en adelante, ya sabe que lo vamos a dejar y llora un rato al momento de entregarlo. Según lo que hemos leído y preguntado es totalmente normal que el niño presente estos cambios pues ya es consciente de que estará una parte del día sin sus padres. Sin embargo esperamos que estas lagrimitas sean cada vez menores.
Por mi parte he llegado a ser la mamá intensa que le habla por whatsaap a la profesora con el fin de que me diga que Joaquín se calmo y no lloro mucho, que me diga si come o no, y si todo anda bien como yo espero. Así que para calma mis la profesora me envía fotos. 
Este proceso no es fácil, cada jardín decide la forma de manejarlo, por lo menos en este jardín no dejan entrar a los padres a acompañarlos (no niego que me encantaría entrar con Joaquín y no dejarlo llorando) pero también no me imagino un jardín con un montón de mamitas en la misma situación que la mía. Algo totalmente incontrolable para las maestras. 
Lo que aprendí de esta experiencia es que lo más importante es transmitirle a los niños la seguridad de que uno los deja en un buen sitio donde se divertirán y sobre todo de que uno volverá a recogerlo a cierta hora. 

La llegada del nuevo hermanito

El 9 de abril llego la hora esperada, nos fuimos a la clínica a las 6 de la mañana y más allá de la preocupación del parto me atormentaba la idea de dejar a mi hijo mayor con sus abuelos un periodo prolongado…. No es que no confíe en mis padres, es que en los 19 meses de vida de Joaquín nunca nos habíamos separado tanto, no quería que llorara, ni sufriera y yo me sentía totalmente incompleta… Finalmente nació Benjamín a las 4 de la tarde y Joaquín entro a conocerlo a las seis… Estaba tan tranquilo que realmente la que no descansaría de pensar en dormir lejos de él era yo. Entro, no determinó a su hermanito, se puso a jugar con el regalo que este le trajo y luego de unas horas se monto en la cama, se dejo abrazar de mi y tomar una foto juntos…. Llego la noche y se fue con los abuelos muy tranquilo, mientras tanto, yo con el corazón en la mano y las lagrimas en los ojos lo despedía y le decía mañana nos vemos portate juicioso….nos teníamos que empezar a independizar uno del otro y claramente yo no estaba preparada para esto….

Paso el día llegamos a casa y el evitaba estar con quien alzaba a su hermano… Una reacción normal para tanto cambio, luego accedió a verlo a consentirlo y poco a poco se acercaba a el….
Algunos días más, otros menos, es su ritmo y lo debemos respetar. Lo más importante es que no ha tratado de lastimarlo ni nada, cuando tiene celos solo se retira y alguien va a acompañarlo… Se que el mejor regalo que pudo tener Joaquín es su hermanito quien será su cómplice de juegos y que aunque ahorita no lo entiende en cuestión de meses lo disfrutara y lo comprenderá…
De esta experiencia comprendí que muchas veces las mamas nos preocupamos más que los propios hijos, pensé que para Joaquín esto iba a ser muy difícil de manejar… Y sí, estoy segura que ha sido duro, que no lo expresa explosivamente como yo esperaba, pero también estoy convencida de que lo más doloroso de dejarlo esa noche fue mi dependencia a el y mis miedos.

El segundo parto!!!

El nueve de abril nació Benjamín…. Afortunadamente todo salió muy bien sin embargo muchas veces lo que uno espera para un segundo parto no es lo mismo que sucedió en el primero….

Para empezar en mi primer parto las contracciones que tuve fueron las de Briston Hicks que son ”suaves” y uno generalmente las confunde. Gracias a estas en mi primer parto me devolvieron 2 veces a la casa. Para el segundo parto llegue a la clínica con muchas contracciones no necesite ningún tipo de inducción, el parto fue más rápido que el primero. Sin embargo no tan rápido como yo esperaba, pues todos decían que era rapidísimo y yo me imaginaba un par de horas no más.
Nació el bebé y dado que todo fue más rápido no tuve tanta epidural en mi cuerpo, no estaba tan dormida y pude sentir todo y estar alerta en todo momento…. Me angustie un poco porque escuchaba y sentía todo, pero al fin y al cabo todo salió bien.2
Para la lactancia esperaba que todo fluyera mejor que antes, con mi primer bebé tuve una lactancia exitosa desde que nació. Sin embargo Benjamín nació sin saber succionar toco darle clase 🙂 y aunque nos preocupamos porque la leche demoro mas en bajar el no bajo de peso en la primera semana.
Así que desde el primer momento del nacimiento de mi segundo hijo pude notar que cada uno es distinto y es un mundo a parte por conocer….

Resumen/Análisis: El secreto de educar niños felices y seguros -Tracy Hogg

Capitulo Primero – Parte I

¿Cómo no adorar a su caminador?

Los Bebés, una vez más

Mientras la autora escribía este libro, se reunió con algunos bebes que habían asistido a sus grupos, dejo de verlos entre los 2 y 4 meses de edad, ahora se reencontraba con ellos siendo mayores de un año, todos unos caminadores. Aunque se reconocían sus rostros, estos bebes no eran los mismos de hace unos meses, ahora corrían, brincaban, saltaban, etc. La autora describe a estos cinco pequeños con el fin de ejemplificar a las nuevas madres los tipos de niños que podemos tener. Teniendo en cuenta que son parámetros y que todos los niños son distintos, pueden tener cosas de varios tipos. 
Estaba Raquel, sentada en el regazo de su madre observando los otros niños, era la misma niña que cuando bebe lloraba ante el rostro de extraños. Linda, por su parte seguía siendo la niña más activa de los niños reunidos. curiosa con todos los juguetes. Carlos, quien alcanzo todas sus metas de desarrollo justo a tiempo, jugaba cerca a la mesa de cambiar, le resultaba más interesante las figuras brillantes de la caja de figuras, se sabia los colores y en que hueco cabía cada figura. Alejandro, estaba solo en el jardín, alejado de los demás niños, desde bebé siempre parecía pensativo y ahora meses después, mantenía la misma expresión. Por Ultimo estaba Andrea, una de las bebés favoritas de Tracy, amistosa y capaz de adaptarse, desde pequeña nada la perturbaba y ahora que Linda trataba de quitarle su juguete, seguía manteniendo la calma. Aunque estos niños estaban año luz de cuando Tracy los había dejado, cada uno de ellos seguía manteniendo su yo infantil. “Su temperamento se había convertido en personalidad. Ya no eran bebés sino cinco personitas diferentes.”(Ibid. Pág 13).

Naturaleza y crianza: Un equilibrio delicado 

Numerosos estudios han demostrado que cada niño viene al mundo con una personalidad única, esto ha hecho que se disminuya en cierta forma la culpabilidad de los padres en la forma de ser de los niños. Sin embargo, no quiere decir que no seamos importantes para la crianza. Hay una linea débil entre la genética y la crianza pues si hay predisposiciones que se adoptan con respecto a la crianza. La autora muestra dos casos específicos. El primero que aunque los gemelos cuentan con la misma conformación cromosómica y las mismas influencias de los padres, no necesariamente tienen la misma personalidad. Y por otro lado, el caso de los niños adoptados, se ha probado en distintos casos que cuando un niño es adoptado y viene de padres biológicos alcohólicos o que padecen alguna enfermedad mental. No siempre llegan a padecer estos problemas cuando se crían ambientes cálidos y afectuosos. Pero no se puede descartar que hay casos en los que la mejor crianza sucumbe ante la herencia. 
Entonces, no se ha podido establecer exactamente como funcionan la naturaleza y la crianza pero se sabe que funcionan juntas. Por tanto, se debe respetar al niño que tenemos y así mismo darle apoyo necesario para desarrollar y manejar su personalidad. .
Lo primero que hay que hacer es entender y aceptar al niño que tenemos. Lo primero que debe hacer es conocer a su hijo. Saber que clase de niño tiene, sus talentos, sus problemáticas, si necesita estímulos o autocontrol, entre otras. La idea es observar al caminador, quererlo como es y acomodar sus ideas y comportamientos de la mejor forma para su desarrollo. “Piénselo: Jamás le pediría a un adulto que odia los deportes que juegue fútbol con usted. Tampoco le pediría a un ciego que se uniera en una expedición para observar aves”. En este orden de ideas, si conoce a su hijo podrá guiarlo y rodearlo de un ambiente adecuado. 
Puede ayudar a su hijo a sacar partido de su manera de ser. Si conoce a su hijo puede generar estrategias que le ayuden a sacar lo mejor de si, pues la biología no es una sentencia de por vida. Cuando se conocen los temperamentos se puede planear con anticipación y controlar lo que podría ser un problema o defecto. 
Usted también debe asumir la responsabilidad de sus actos, al margen de las necesidades de su hijo. Usted es quien moldea a su hijo, así que si por ejemplo un caminador llora constantemente, no quiere decir que sea obstinado o necio. Sólo hace lo que sus padres le enseñaron a hacer. Esto se puede explicar porque desde pequeños cada vez que el bebe empezaba a llorar, sus padres dejaban de conversar, lo alzaban o empezaban a jugar con el. Mamá y papá pensaban que era la reacción correcta, mientras el bebé estaba aprendiendo que llorar era un método a prueba de balas para llamar la atención. Esto es lo que Hogg llama la crianza accidental. Y se puede iniciar cuando el niño esta bebé y durar hasta los primeros años de vida a menos que los padres se den cuenta de las consecuencias de su comportamiento. 
Su percepción de la naturaleza de su hijo decide su manejo. Algunos niños son más difíciles que otros. Se sabe que la personalidad del niño puede influir en las reacciones de los padres. Pero todo depende de la perspectiva. Sí una madre tiene un niño tempestuoso y exigente puede reaccionar fuertemente asegurando que es incontrolable, sin embargo, otra madre podría decir que el niño es seguro y sabe lo que quiere. Así mismo, si un padre tiene un hijo tímido, puede molestarse, pero otro padre podría ver esto como algo positivo, que analiza cada situación. El avance que tenga el niño depende de como los padres vean las características de la personalidad de su hijo. Y saquen o incentiven lo mejor de esto.

En la próxima publicación aprenderemos quien es nuestro caminador y como trabajar con esto para sacar lo mejor de el.

Resumen/Análisis: El secreto de educar niños felices y seguros -Tracy Hogg

Introducción

El reto de la crianza de los caminadores

Desde que nacen nuestros pequeños los padres esperamos ansiosos el momento en que el bebé crezca y deje de ser la “maquinita” de comer y dormir. Las mamás deseamos que sean más independientes, que se acaben los cólicos, papá desea que su pequeño se pare y salga a jugar balón al parque. Todos con mucha ansiedad esperamos los primeros pasos, sus primeras palabras, el momento donde empieza a comer solo y si es posible el día en que puedan ir al baño solos. Ahora que nuestro bebé es un caminador todo esto es posible….“Bienvenidos a lo que probablemente es la etapa más difícil y más fascinante de la crianza” (Hogg et Blau, el secreto de educar niños felices y seguros. Pág 2). 
Normalmente los caminadores son considerados en grosso modo niños entre el primer año de vida y los 3 años. Sin embargo Hogg considera que los niños empiezan en esta etapa desde los 8 o 9 meses. 
“Aunque al comienzo su caminador puede parecer un poco temeroso cuando se pone en pie, esta preciosidad esta verdaderamente lista para explorar los lugares y las cosas, y las personas [sic]: Sin su ayuda, muchas gracias” (Ibid) 

A lo largo del libro Hogg quiere mostrarnos que como madres debemos no solo preparar a los niños a la independencia, comportamientos y valores que la vida exige, sino a nosotros mismos para ser capaces de soltar a estos pequeños que en principio dependían de nosotros en todo momento y en cierta forma se convirtieron en una parte más de nosotros. Para esta edad el caminador es más sociable, es capaz de imitar, aplaudir, cantar, bailar, jugar con otros niños, etc. Es el momento en el que dejan de ser unos bebes y se ven más como personitas en miniatura. Por tanto, su hijo que esta descubriendo una nueva etapa no es extraño que la haga sentir agotada y que no tiene un minuto de paz en su vida pues para ellos todo es nuevo, todo vale y todo lo pueden agarrar para jugar. En este momento el caminador se fortalece como ser humano eficiente e independiente.

Los fundamentos de una buena crianza

Desde el día que nacen los bebes son criaturas sensatas, seres vivos que se expresan así no puedan hablar. Por tanto como madre que somos debemos aprender a observar a nuestros hijos, a conocerlos y respetarlos como son. Debemos aprender su lenguaje y conectarnos con ellos. 
Para tener mayor conocimiento (recuento) del tema la autora hace un breve resumen de su primer libro “El secreto de tener bebes tranquilos y felices”

Cada niño es un individuo: Los bebes desde que nacen tienen una personalidad única, por tanto no existe una sola estrategia que funcione. Cada mamá debe descubrir que le gusta, que le sirve y que le conviene más a su caminador. Aunque se clasifican en ciertos grupos particulares, cada niño es distinto. 
Todos los niños merecen respeto, y deben aprender, así mismo a respetar a los demás: Independientemente de la estrategia, formula o técnica que utilice para criar a su hijo, esta debe estar trazada bajo el parámetro de respeto. A lo que la autora llama el circulo de respeto: “un limite invisible que no debemos traspasar sin pedir permiso o sin explicar lo que nos disponemos a hacer” (Ibid. Pág 4). A esta edad puede ser difícil enseñar que así mismo como uno los respeta ellos nos deben respetar. Sin embargo por más difícil que sea no se puede pasar en alto. 
Observe y escuche a los niños sin afán y hable con ellos: Desde el día que su hijo llega al mundo debe empezar a observarlo y a conocerlo. “Nunca suponga que su bebé no los entienden. Los bebes saben más de lo que uno se imagina” Ellos así aun no hablen son capaces de expresarse, por tanto es importante aprender a conocer su temperamento, sus gustos, sus deseos. Para que el niño se exprese como es debemos dialogar con ellos desde pequeños.
Todos los niños necesitan una rutina estructurada que haga que su vida sea predecible y segura: Las rutinas desde los primeros meses de vida generan una sensación de confianza y seguridad para nuestros hijos. Esto no solo ayuda a que puedan expresar su forma de ser y nos guíen en el camino correcto hasta donde se puede llegar. Tambien nos asegura que así como el niño puede explorar tiene unos limites de seguridad para su desarrollo. Con esto no solo construimos una familia solida sino estamos entrenando a nuestro hijo a lo que sera el mundo para el. 

Qué Busco: El Camino a la armonía. 

Aunque para las mamás decir esto es muy fácil y realizarlo no. La autora nos muestra unas técnicas para ayudarnos con el manejo de los caminadores. Y es que una ayuda nunca nos cae mal.Para esto lo que queremos lograr es ver a nuestros hijos de una forma más receptiva y así mismo poderlos guiar entendiéndolos. Para esto Hogg nos presenta una lista de metas que deben ser solidas para nuestra familia.
  • Ver a su caminador como un individuo y respetarlo como tal. 
  • Animar a su caminador para que se independice sin apurarlo. 
  • Aprender a sintonizarse con el lenguaje verbal y no verbal de su hijo.
  • Ser realista: Este es un periodo de cambios constantes.
  • Estimular el desarrollo de su hijo y fomentar la armonía familiar.  
  • Ayudar a su caminador a manejar sus emociones y sus frustraciones. 
  • Desarrollar una relación fuerte y significativa entre el padre y su caminador.
  • Facilitar el proceso de conversión de su hijo a un ser social.
  • Manejar sus emociones.
  • Fomentar sus relaciones adultas.
Poco a poco con ayuda de este libro podremos ir descubriendo lo maravilloso que es el mundo de nuestros hijos y así mismo la responsabilidad que tenemos como madres para criar personas de bien. Espero que les sirva ya que se que en muchos países este libro no es fácil de conseguir.  

Empezando el 2015 con Tracy Hogg

Hola

Quería pasar a saludar y desearles un feliz año!!
Este nuevo año tengo el propósito de ayudar a muchas mamás con sus hijos ☺️😊. Empezaré por ayudarme a mi! Pues en cuestión de 2 meses nace mi segundo chiquitín y aunque creo que podré manejar la situación, la ayuda es algo que nunca sobra.
Estoy segura que muchas mamás consideran que las ayudas que los libros ofrecen en la maternidad solo hacen perder el poco tiempo que tienes para ti cuando te dedicas a cuidar tus hijos…. Si bien yo he leído varios libros en mi primer embarazo, casi ninguno me parecía del todo útil para aprender a ser una ” buena madre” y solucionar miles de interrogantes. Después de tanto buscar conocí los libros de la enfermera Tracy Hoog, los cuales por desgracia ya no venden en mi país. Pero conseguí la copia ☺️ y aunque en el proceso con Joaquín descubrí que la crianza es mas de observación y entendimiento hacia nuestros hijos una ayuda no nos sobra. Así que en mis próximas publicaciones haré análisis de los libros de Tracy Hogg.
Si usted es o va a ser madre considere conseguir estos libros. A mi modo de ver son la Biblia de los padres….
En la próxima publicación empezaremos por el segundo libro de Tracy: el secreto de educar niños felices y seguros. En donde se intenta entender a los niños en su etapa de exploradores (aproximadamente 1 a 3 años)…

La primera carta a Joaquín

Miércoles 30 de junio del 2014

Hijo cada día que pasa veo tus avances, creces muy rápido, más de lo que yo quisiera, porque siento que fue ayer cuando la doctora dijo ya nació y tu empezaste a llorar, muy indefenso en tu nuevo mundo yo sólo quería calmar tu llanto. Eran sólo cinco minutos los que te podía abrazar, los mejores de mi vida. Luego te llevaron a limpiarte, a vestirte y a verificar que estuvieras en perfecto estado… Y ese 9 de septiembre, no sólo naciste tu, nació una nueva Diana, una mujer que ni sí quiera se reconocía, la libertad que profesaba quedo un poco limitada, pues nunca pensé que naciera el mayor tesoro de mi vida, tu. Hijo mío, no voy a olvidar aquel lunes, sólo espero no errar por sobreprotectora. Porque aunque eres el ser más maravilloso, debes descubrir el mundo por ti solito…Aunque no puedo ser la mamá perfecta espero aprender de tu mano el equilibrio entre los límites y la libertad.

 
 
No temas Joaquín que yo de ti cuidare, por siempre tu mano tendré y no me alejaré, ningún día de mi vida. Cada mañana como siempre con un beso te despertaré y con amor tus errores corregiré. Quiero y espero que seas una buena persona, yo quisiera que la mejor, pero realmente debes aprender que siempre habrán mejores que tú y peores que tú, y todos son igual de respetables a ti, porque todos somos humanos y tenemos errores.
 
 
Hijo, no sabes como me gustaría no regañarte, ni decirte no, pero así es que se descubre el mundo, así es que se aprende y debo permitir que tu ahorita gatees tu camino y más adelante lo camines, pasito a pasito. Yo siempre te acompañaré, te guiaré y te corregiré con el infinito amor que tengo por ti… Eso es lo único que no se podrá poner en duda, el infinito amor que te tengo, eres ese pequeño niño que le dio sentido a mi vida.
 
 
Joaquín, por más caídas que tengas no dejes de explorar la vida. En mi tendrás esa mamá que te secará las lágrimas, te limpiará las heridas y te levantará en las caídas. El camino es largo, lleno de piedras, incierto pero juntos podremos caminarlo de mejor manera.
 
Te ama 
 
Tu mamá