abril 1, 2021

Finanzas Santas: Qué nos enseña la biblia de finanzas.

Hablar de finanzas no es algo moderno, las finanzas son un tema de mucho tiempo atrás. Y es que para remontarnos al pasado lo primero que debemos tener claro es que al hablar de Finanzas hablamos de recursos y al hablar de recursos hablamos de limitación. Sea cual sea el recurso hay una limitación en algún momento. Por esa razón hay que administrarlos, organizarlos y cuidarlos.

Nada mejor que hablar esta semana de lo que dice la biblia sobre finanzas y administración del dinero. Y es que, aunque no lo creas ¡Jesús hablo en sus parábolas de dinero en varias ocasiones! Además, existen muchos testimonios de personas que han basado su educación financiera en la biblia.

El primer gran principio que nos enseña la biblia es que el dinero es una herramienta y así como puede ser tu bendición puede ser tu maldición dependiendo de cómo hagas uso de él.

Nadie puede servir a dos patrones: necesariamente odiará a uno y amará al otro, o bien cuidará al primero y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al Dinero.” Mateo 6,24           

En ese orden de ideas la clave esta en que sepamos para qué queremos más dinero y no trabajemos por dinero, sino por cumplir nuestros propósitos.

Aun así, el evangelio de San Mateo no se queda sólo en eso. La biblia en Mateo 25: 15-18 nos muestra la parábola de los talentos. Donde un hombre que se va de viaje y le deja unos talentos a sus trabajadores, uno recibe 5 los negocia y gana otros 5. Otro recibe dos los negocia y recibe 2 pero el tercero recibe uno los entierra devolviendo solo uno. El hombre rico responde, debías haber dado mi dinero a los banqueros y al venir, hubiera recibido lo que es mío, con los intereses. Luego ese talento es entregado al que gano 5 talentos.

Y finalmente la parábola concluye con:

29 porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Pero la pregunta del siglo seria ¿Entonces Dios nos va a quitar lo poco que tenemos?

La respuesta realmente es que si tú trabajas por un propósito, no por el dinero, Dios, el Universo y/o en lo que creas se unirán para cumplir tu propósito. Pero si tu propósito es acumular dinero, lo cual se traduce en avaricia, debes cambiar tu propósito.

Finalmente vinimos a este mundo a aportar algo, a cumplir metas y sueños que en el fondo tienen algo en común: aportar algo a nuestra sociedad y esto de alguna manera va a ser recompensado para que sigamos aportando y ayudando cada vez más.


Ya para finalizar quiero que reflexiones en que: términos como el dinero, el ahorro, la inversión no son algo de hoy en día, son algo de mucho tiempo atrás. Pero a pesar que sabemos que está escrito en muchas partes, lo aplicamos muy poco. Entonces realmente el truco esta en tomar acción y aprender de todas las herramientas que tenemos a nuestro alrededor.

Si sientes que aun no conoces tus finanzas, que vas en piloto automático por la vida con esto empieza por el primer paso: determinar y establecer tu propósito de vida, tus metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo.